Moradillo del Castillo

Información general

Haga clic en la marca del mapa para optener la ruta a Moradillo del Castillo.

 

Historia

Su origen se remonta a la alta Edad Media, aunque en la prehistoria, ya se ha demostrado, toda esta zona ya estaba habitada.

Su nombre alude al castillo que tenía y que aún hoy se recuerda. Esa fortificación era requisito imprescindible para poder ser cabeza de alfoz. El alfoz de Moradillo lo fue hasta el siglo X. Su origen se desconoce aunque muy probablemente fuera en el siglo VIII, coincidiendo con el origen del pueblo. Tenía una función guerrera, sobre todo defensiva para proteger a los habitantes sedentarios que aprovechaban los recursos.

A modo de curiosidad, y en la comarca, a veces también se le ha conocido como Moradillo Las Cabras, aludiendo a los roquedos en los que está enclavado, originados por el rio Rudrón y que servían para que pastara este animal.

Desde mediados del siglo xx se ha ido despoblando al igual que otros pueblos de la comarca pero eso no ha impedido que en los periodos propicios vuelvan algunos habitantes.

Lugar que formaba parte, del Valle de Sedano en el Partido de Burgos , uno de de los catorce que formaban la Intendencia de Burgos, durante el periodo comprendio entre 1785 y 1833, en el Censo de Floridablanca de 1787 , jurisdicción de señorío siendo su titular el Marqués de Aguilar, regidor pedáneo.

Antiguo municipio de Castilla la Vieja, código INE-095076 que el el año de 1843 pertenecía al partido de Sedano y contaba con 12 hogares y 35 habitantes. Entre el Censo de 1857 y el anterior, este municipio desaparece porque se integra en el municipio 09361 Sargentes de la Lora .

 

Datos demográficos

Para obtener datos de población actualizados puede consultar el Web del INE (Instituto Nacional de Estadística). Para consultar algunas estadísticas el código INE del municipio y el código de provincia pueden facilitar las búsquedas. El código de la provincia de Burgos es el ’09’ y el código del municipio de Moradillo del Castillo es el ‘361’.

Evolución de la población desde 1842
Población en los últimos tres años en todos los nucleos poblacionales del municipio.

Buena parte de las entidades locales actuales fueron anteriormente municipios y en estos casos, el INE proporciona un histórico de población propio hasta el momento de integrarse en otro municipio. En el siguiente enlace encontrará los datos históricos de población de esta entidad local, pero tenga en cuenta que en algunos casos podrá no existir histórico o podrán aparecer otros municipios con nombres históricos coincidentes.

Evolución de la población de Moradillo del Castillo desde 1842

 

Planeamiento urbanístico

La Junta de Castilla y León proporciona un servicio electrónico de acceso al Archivo de Planeamiento Urbanístico. Puede consultar directamente el archivo del municipio en el siguiente enlace:

Archivo de planeamiento urbanístico de Moradillo del Castillo

MORADILLO DEL CASTILLO

(Publicado en el DIARIO DE BURGOS el 28 de diciembre de 1986)

Enriscado está Moradillo del Castillo. Difícil hubiera sido a los ejérci­tos árabes localizar este baluarte de los primeros siglos de la reconquis­ta. Da la impresión de que los fundadores sabían de quién huían y bus­caron un emplazamiento inadecuado para una táctica ofensiva, pero ideal en una actitud defensiva o de fugitivos o de miedo.

Desde hace apenas unos meses el acceso se hace por carretera asfaltada, si el visitante toma en Tubilla del Agua el ramal, que se dirige a Santa Coloma del Rudrón. Avanzará por un valle estrecho y sinuoso a la vera del río Rudrón, entre árboles y laderas peladas o cubiertas de vegetación desigual. Llegado a Santa Coloma, todavía el curioso ha de proseguir por carretera, apenas estrenada, dos kilómetros escasos. Es posible el acercamiento desde La Lora, pero advertimos que a partir de S. Andrés de Montearados un tramo de 2.000 metros es camino de ca­rros, transitable con cuidado y no teniendo mimos con el coche.

En un extremo del casco urbano, como desafiando al curso del Ru­drón, hay una prominencia apta para levantar una pequeña fortaleza, aprovechando una de las múltiples curvas de la vega estrecha. A pesar del apellido, sin embargo, no parecen observarse restos de edificación humana en tal punto. Pensamos que se forjaría un proyecto y como las circunstancias de hecho no apretaron, el hipotético castillo apenas debió de pasar de cierto peñasco con algunas aptitudes para tal me­nester.

El mismo nombre parece indicar la modestia de su fortificación. Mo­radillo, opinan los entendidos, procede de muro y al presentársenos en diminutivo se proclama la pequeñez. Llamamos la atención al lector sobre la existencia de varios nombres de pueblos próximos en diminutivo.

Archivo parroquial

El archivo parroquial da principio el 1594 por lo que toca a la lista de bautizados. El libro de casados comienza el 1619 y el de difuntos el 1750, mientras que las Cuentas de la iglesia o libro de Fábrica lo hace desde 1682. Se conservan seis apeos o reconocimientos de las fincas del beneficio y la iglesia, que cubren el período 1687-1793.

Una partida de las Cuentas de 1688 consigna abono de la imagen de Santo Domingo, en madera, para un altar colateral y el retablo se pagaba el 1693. El retablo de S. Francisco lo dora y estofa Juan de Es­pinosa, vecino de Sedano, el 1711. Se conserva un retablo en honor de la Virgen del Rosario. La noticia más antigua sobre una cofradía dedica­da a tal advocación mariana corresponde al año 1733. El estilo y colum­nas del retablillo son muy similares a los de S. Francisco y Santo Do­mingo, luego son contemporáneos, de finales del siglo XVII. La sacristía nos parece un poco anterior, aunque de la misma centuria.

En las Visitas hay referencias a una ermita, llamada unas veces de S. Bartolomé y otras de Santo Tomé; ha prevalecido en la época re­ciente el segundo. Su emplazamiento hacia el «Vaho», a mitad de cami­no entre S. Andrés de Montearados y Moradillo, sirve de apoyo a Gon­zalo Martínez Díez para indicar la existencia de un antiguo poblado.

El retablo mayor lo hicieron Juan Díez Ontillera y Juan Díez Rodrí­guez, vecinos de Santa Coloma el 1766, ajustado en 2.600 reales. La imagen de la Asunción fue dorada por Matías Santidrián de Bañuelos, el 1774 y el adoquinado se concluía en 1794.

Otras fuentes de información y datos

En la crónica, que redacta el Visitador diocesano el 1680 en su re­corrido por el arciprestazgo de La Rad, faltan algunos pueblos, entre ellos Moradillo del Castillo. Otro Visitador el 1709 asegura que la parro­quia cuenta con 18 vecinos, está dedicada a S. Cristóbal y tiene una er­mita dedicada a S. Bartolomé. En 1739 la visita canónica nada nuevo aporta, salvo la consignación de que había un beneficiado.

Del Catastro de Ensenada entresacamos el vecindario y habitantes en 1752: recoge los nombres de 26 cabezas de familia al frente de 113 personas. Todos se consideran pecheros. De ellos demuestran saber firmar 5, los 21 restantes presentan los memoriales respaldados por un

sustituto. Poseían o explotaban 406 ovejas, 211 cabras y nos llama la atención que no se declaren vacas.

Por proximidad cronológica, sobre el libro de tazmías o diezmos calculamos la cosecha de Moradillo del Castillo en 1759. Recolectarían 120 fanegas de trigo, 420 de cebada, 150 de centeno, 90 de yeros y unas pocas nueces. Sabiendo que eran 20 diezmeros correspondería a cada uno una media de cosecha de 4 fanegas de trigo, 14 de cebada, 5 de centeno y 3 de yeros.

Período contemporáneo

En 1818 se vendió una cruz de plata, que dejaron los franceses, dice la partida correspondiente de ingresos, por 940 reales; quizás con este caudal taparon huecos o necesidades, que provocaron y no acaba­ban de saldarse. El cementerio al lado de la iglesia, como en tantos otros lugares, se construye el 1833. Son incorporados al Ayuntamiento de Sargentes el 1845.

La desamortización se inicia en Moradillo por una finca del pueblo de 6 celemines, sacada a subasta el 1861; la compró un vecino de Bur­gos. Otro vecino de Burgos adquirió por el mismo camino las tierras del beneficio, fábrica de la iglesia y cofradía con una superficie de 5 fane­gas en 1866 y al año siguiente se pregonaban otras nueve fanegas del Concejo, que se adjudicaron a D. Santiago Recio, vecino del pueblo. Los baldíos, 279 fanegas en cinco parcelas, no pasaron a dueño fuera de lugar.

Se sienten ufanos de la fuente construida el 1897 en la calle, al ser­vicio del residente y del transeunte. No la pudo ver el Arzobispo Aguirre cuando visitó el pueblo dos años antes, pero sí cuando volvió el 1903.

En los últimos cien años la población ha evolucionado así: encontra­mos 144 feligreses distribuidos en 46 familias el 1875; de ellos tres eran aceiteros, seis jornaleros, un tejedor, dos pastores, dos molineros, un cestero y el resto labradores. En 1900 hay menos vecinos, 40, pero más habitantes, 162; entre las profesiones nuevas cabe destacar la pre

sencia de un maestro. La gripe del «18» se llevó a un joven de 21 años y otro de 15. El año 1925 aparecen 28 casas abiertas con 100 almas. Poco había cambiado la situación en 1951, pues se consignan 28 hoga­res con 105 hombres y mujeres. Al avivarse el proceso industrializador, en 1963 ya se nota el descenso; quedan 15 vecinos ó 43 personas.

El último bautismo tuvo lugar el 1961. La Junta Vecinal fue disuelta por decreto ministerial el 12 de diciembre de 1975. El 1981 no había inscrito nadie en el censo municipal con residencia en Moradillo. Una boda se celebró al año siguiente entre hijo e hija del pueblo emigrantes; la anterior se vio en 1951. Hace poco se ha constituido una asociación de propietarios al amparo de la legislación vigente.

El 1978 había catalogados 83 emigrantes; de los cuales 26 se ha­bían trasladado a Vizcaya, 12 a Burgos, 11 a Madrid, 8 a Santander, 5 a Alava y el resto, en cantidades inferiores, andaban dispersos o en puntos desconocidos para el encuestador.

En Semana Santa, puentes y fines de semana del tiempo bueno, y, sobre todo, en verano cobra una vitalidad insospechada. El entusiasmo de los hijos del pueblo ha unificado energías hasta el punto de instalar el agua corriente en las casas y lograr alumbrado público. Luchan por conseguir el arreglo del tramo de carretera S. Andrés-Moradillo. Los dos últimos veranos se le ha descubierto como lugar propicio para acam­padas.

MORADILLO DEL CASTILLO: UNA FUENTE PUBLICA
AYER CONCURRIDA, HOY SOLITARIA

(Publicado en el DIARIO DE BURGOS el 5 de febrero de 1987)

Ocasionalmente hemos tenido que pasar por Moradillo del Castillo, lugar del valle del Rudrón, Ayuntamiento de Sargentes de La Lora. Junto al camino o carretera suelta generosa el agua el caño de una

fuente que se dice construida en 1897; esta fecha se lee en su frontis­picio. Su vista nos ha sugerido este comentario, estos recuerdos.

El día que pasamos por el lugar no se veía ni una mosca, porque además de no haber gente, hacía frío. Hoy Moradillo del Castillo es lugar de veraneo, de «puentes», de fines de semana en el tiempo bueno. A él vuelven muchos de sus 83 emigrantes dispersos por la geografía nacional. El proceso industrializador lo fue dejando desierto, hasta que un Decreto ministerial en 1975 se limitó a certificar una reali­dad indiscutible: se disolvía la Junta vecinal por falta de residentes.

Al terminar el siglo pasado o empezar éste, el 1900, contaba Mora­dillo del Castillo con 40 familias y 162 habitantes. De cuántas parrafa­das es testigo la fuente de Moradillo y a lo mejor de discusiones tam­bién. Con la fuente, por detrás, hay que asociar el pilón para el ganado.

Muchos refrescaron su boca sedienta y hasta limpiaron el sudor de su rostro después del trabajo o un viaje bajo el sol y el manantial, cana­lizado hermosa y prácticamente hasta este punto del pueblo, ni pasó facturas a los nativos o extraños ni negó su líquido cotizado a los des­graciados, fueran transeuntes o indígenas. Hoy ofrece una parte de su caudal, porque el resto ha sido distribuido entre las casas, de quienes buscan reposo huyendo del bullicio urbano, apenas terminado el in­vierno.

Hoy nos preocupa la potabilidad de fuentes y manantiales y se busca con avidez el agua para satisfacer gustos y necesidades. Tene­mos más medios: análisis, perforaciones, bombas, excavadoras… Ge­neraciones anteriores participaron de idénticas preocupaciones y ape­tencias, aunque los recursos fueran inferiores y las metas alcanzadas menos altas.

Una fuente pública adecentada en 1881 hay en Sargentes. Otra, fe­chada en 1906, ocupa el centro de la plaza de La Nuez de Arriba. Santa Coloma cuenta con una tercera dotada de dos caños, que echan a porfía. Las epidemias decimonónicas y el progreso sanitario alenta­ron, inspiraron la ‘construcción de fuentes públicas aparte de su funcio­nalidad pragmática y hasta su sentido poético.

Otro período destacado en atenciones prestadas a la construcción de fuentes públicas en los pueblos es el que gira en torno al año 1950.

Son numerosísimas las placas que pregonan la labor de la Junta Técni­ca de Falange bajo el signo de Franco, siendo jefe provincial del Movi­miento, Rodríguez de Valcárcel.

He aquí testimonios de un esfuerzo por mejorar las condiciones de la vida rural, convertidos a su vez en testigos de un desenlace imprevis­to e imprevisible, porque ¿quién se atreve a asegurar que no pueden renacer de sus cenizas?